sábado, 29 de enero de 2011

Nha Trang (Vietnam) - El de la nada

El bus desde Hoi an llegó puntual a las 6 de la mañana. Nos dejaron al lado de un hotel pero yo escapé de allí a un hostel recomendado en la Lonely Planet. Tomé una moto porque pensé que estaba lejos pero el tipo me estafó cobrandome 1 dólar por ese viaje de menos de 3 minutos. En la zonas turísticas siempre existen aves carroñeras como esta. El backpackers house hostel valía 7 dólares así que fui en búsqueda de otro mas barato: lo conseguí fácilmente, estaba al lado, se llama son & daughter guesthouse y me salió 4 de los verdes. Es un dormitorio con baño compartido limpio. Pero... hay algo que me dejó confundido. El baño tiene, uno al lado del otro, 4 habitáculos, dos con inodoros y dos con duchas. Hasta ahora nada divertido en mi relato, lo curioso es que estos habitáculos son de vidrio! No es un vidrio que se ve perfectamente a través de el sino que se puede ver la forma de la persona haciendo sus necesidades. Una posible situación que puede tocar es estar sentado en un inodoro, adelante tuyo esta sentado otra persona que la podes observar por medio de ese vidrio, enfrente del segundo hay alguien bañandose... situaciones bizarras si las hay! Menos mal que esto me pasa a mitad del viaje donde uno esta curtido y ciertas reglas previas se omiten. Me pregunto, es que nadie lo advirtió cuando armaron el baño? Mas allá de esa todavía incomprensible característica el lugar esta bueno y bien posicionado.
Esa mañana decidí utilizar las computadoras con internet gratis para contactarme con el mundo, organizar mis fotos de la cámara al pendrive y demás. Que mañana para el olvido por amor al ser divino! La maquina tenía un virus el cual penetró sin permiso a mi pendrive y a mi cámara y yo con una manifestación de gotas de sudor que rodaban por el costado de mi cara; no podía perder todas mis fotos. Tras 4 horas de estrés, la ayuda de un amigo en Argentina y unas cuantas plegarias pude resolver el problema, aunque me dejo agotado.
Nha Trang es un destino turístico debido a sus playas y a la posibilidad de hacer buceo. Luego de haber conocido las playas del sur de Tailandia ninguna playa me seduce, nada me sorprende y, es mas, cualquier playa se asemeja a caca de perro. Tratando de sacar al paraíso tailandés de mi cornea, la playas de Nha Trang son bonitas. Su arena es amarillo fuerte, atrás tienen filas de palmeras que, como en Hoi An le dan un tinte caribeño, el color del mar es marrón como la costa argentina y las olas son espeluznantes, suben y explotan con tal irascible demencia que uno podría quedarse horas viendo el mar golpeando el suelo demostrando la incontrolable fuerza de la naturaleza. Cuando me senté en aquella arena dura, el cielo nublado parecía triste, sentí el mirar del mar enojado y, sin hablar, uno que es sagaz como serpiente, pude decodificar su secreto: el mar en su aparente convivencia con el humano en realidad es su disfraz y lo que verdaderamente quiere es agarrarte, hundirte, comerte y nunca mas dejarte ir. El mar en ese momento era la oposición a mi: el estaba enojado, yo tranquilo, el enbroncado, yo pacifico, el gritado, yo callado, el toreandome, yo a la espera.
Es por eso que Nha Trang también es un destino para surfers. Yo de surfer no tengo nada, salvo la facha y las mujeres.
Ese día me dediqué a relajarme, no hice demasiado y me gustó que así sea. A la noche salí a pasear y terminé en un bar congeniando con unos australianos (como para variar de país, no?). Tras dos gratuitos mojitos, me fue a dormir.
Al día siguiente estaba en la disyuntiva de ir a Dalat o no. La posibilidad de hacer un famoso tour en moto me motivaba, el costo del mismo aflojaba mis deseos. En el tour aparentemente se visita pueblos locales, se ve como trabajan y se duerme cerca de un lago. Afortunadamente yo ya había visto eso en Sapa y, si bien lo vería 10 veces mas, ojalá tuviese 10 veces mas tiempo. Decidí ser un turista mas en la ultima ciudad de Vietnam que iba a visitar: Ho Chi Minh City.
El segundo día en este punta del este vietnamita también me dedique al descanso. Al notar que no iba a gastar dinero me fui a dar un almuerzo de lujo.
Lo que pedí aquel día fue la comida mas cara del viaje con un valor de 5 dólares. Me senté en el restaurante para pedir unos calamares o algo así (ya que había leído que en Nha Trang había rica comida marina) y la sonriente jovencita vino con un menú. Cuando estaba seleccionando mi comida se acercó, siempre e inexplicablemente risueña, y me dijo "no queres probar rana?". Me pregunté si acaso habría leído mi blog y sabia, por lo tanto, que no le puedo decir que no a estas comidas exóticas?
Esta fue mi orden:
Frog fried with butter (Frog steak, butter, server vang dalat wine, salad, tomatoes ...)
Puede decir que tengo una nueva comida favorita: la rana. De aspecto es semejante el pollo, se puede comer con la mano como el pollo pero a diferencia de este los huesos son mucho mas chiquitos y el sabor desde mi punto de vista es mas rico. Lo raro es estar mordisqueando carne y ver la columna vertebral de la ranita. Algo totalmente recomendable. De ahora en mas, el nuevo y gracioso piropo va a ser "estas mas buena que comer rana con la mano". Ya lo utilizare, lo prometo.

Ultimo paso en Vietnam: Ho Chi Minh City.

Hoi an (Vietnam) - Ruinas de My Son

Aquel dia alquile una moto por 3 dolares y me fui con Roby, un australiano, a 35 km del pueblo de Hoi an hacia las ruinas de My Son que prometian ser una mini, pero no menos impresionante, version de las megafamosas ruinas de Angkor Wat en Camboya. Luego de una hora de manejo a unos 50 km/h llegamos a la entrada, pagamos 3 dolares y nos adentramos en un mundo de hace varios siglos.
En diciembre de 1999 UNESCO declaró a las ruinas de My Son patrimonio de la humanidad.
El antiguo pueblo champa era conocido por ser considerado "los masters del arte en construcciones de ladrillo". Los ladrillos son puestos cerca uno del otro en forma segura y sin cemento. El valor de My Son también se refleja en el arte de las esculturas escarbando el ladrillo con imágenes de plantas, sacerdotes, danzas y sacrificios.





Ruinas de My Son (Click para agrandalas)

Proximo destino las playas de Nha Trang

viernes, 28 de enero de 2011

Hoi an (Vietnam) - El de la difícil decisión

Llegué a este pintoresco pueblo, cuyo color predominante es el amarillo gastado, entradas las 6 de la tarde. El pueblo es famoso por sus sastrerías y la posibilidad de hacerse un traje, camisa, vestido, etc a medida por contados dólares. Por ejemplo, un traje de dos piezas hecho a medida con buena tela puede costar 50 dólares. Los precios comienzan en 40 y depende de la tela que se elija. Como soy un ignorante en cuestión de telas y trajes no puedo dar mas información al respecto. Esta creciente popularidad lo convierte en una parada casi obligatoria cuando se viaja por Vietnam. Un rumor sobre lo costoso del hospedaje en Hoi an me puso a prueba: tendría la paciencia, tranquilidad y perseverancia para buscar un hospedaje barato, de digamos, máximos 8 dólares? (ante el rumor de un mínimo 10, 8 sonaba bien). Con mi compañera (mi mochila) al hombro salí en busca del alojamiento mientras aun quedaba una media hora de luz; el clima, templado, despabiló mi mente, estaba atento como felino en busca de su presa. Ir por esta calle principal me llevará a costosos lugares, pensé, motivo por lo cual me aventuré por una oscura y fria callejuela. Nuevamente me maravillé ante la amabilidad vietnamita, no había persona que no me saludara con una sonrisa y no había persona a la cual yo no le devolviera la misma gentileza. Llegar a un hotel y recibir el monto de 15 dólares por noche intentó desmoronarme aunque sin éxito. Cuando me iba, quien seria el botones del hotel, me recomendó uno mas barato. Lamentablemente mi sentido de la orientación fracasó y no lo encontré, aunque si encontré otro de costosos 12 dólares. Me aferré a mi misión. El sol mi compañero se preocupaba por mi e intentaba, mas allá de su naturaleza, de no esconderse y seguir siendo la luz de mi camino. Seguí mi pausado caminar hasta que una moto me frenó y me propuso un hospedaje por 10. Mi sangre gallega hirvió y mi actitud se mantuvo con intacta tranquilidad. Me subí a la moto y fui al hotel mientras le susurraba dulcemente a mi conductor que el valor final seria de 8 dólares, no mas. Cuando llegué, al que ahora recomiendo muy bien posicionado Binh Minh hotel, el gentil gerente me recibió con natural sonrisa y aceptó mi propuesta de 8 dólares diarios por una habitación simple. Un segundo antes de cerrar trato con la mano como firma inalienable de nuestro contrato oneroso, 3 caballeros, de aspecto motoquero o, mejor dicho, sin el aspecto pero con cascos, buscaban gemelamente a mi lo mas barato que pudieran encontrar. La unión hace a la fuerza y la fuerza de la unión es una locomotora imparable: con un guiño de viajero todos fuimos un grupo y terminamos durmiendo 2 en una habitación y 2 en otra por solo 4 dólares cada uno. Misión diaria cumplida. Gracioso fue cuando escuché "y ahora, quien duerme con el argentino?". Fue una especie de "adonde metemos al perro". Pero lo tomé con gracia.

 El pintoresco pueblo

Los motoqueros, porque efectivamente lo eran, compraron sus motos en Hanoi y se dirigían a Ho Chi Minh City o lo que otrora fuera Saigon. En definitiva, los muchachos cumplían mi primer deseo cuando llegué a Vietnam y que no pude cumplir. Will, un filipense que vivió desde muy gurí en Australia, Pablo y Robi otros dos australianos, me recibieron en su grupo con inaudito entusiasmo. Los tres se están dedicando a recorrer quien sabe cuantos lugares, grabando sus aventuras con el loco (mas no imposible) deseo de hacer una serie de televisión. El grupo se llama TUL - The Unemployed Life. Como viven su vida? Trabajan unos 3 meses y viajan al resto del año. No more words except a little envy.
Querían casi con desesperación, lo cual me generó enorme alegría por el gigante, desmerecido, repentino e inesperado cariño que me tomaron, que me uniera a su viaje en moto por Vietnam y, si éstas se la bancaban, por Camboya, para terminar vendiendolas en Bangkok. Si esa idea fuera una pileta, admito que me tiraría de cabeza. Eso hice y esa misma noche salí a comprar una moto. Me encapriché (por segunda vez en el día) con no pagar mas de 200 dólares. Vi y manejé para probar una moto rusa, de la época de la guerra (o sea, una moto que tiene 50 años) llamada Minsk. No anda como mi Yamaha pero podría andar, me consolé. La vendedora quería 300, yo 200, quedamos en 250, pero yo insistía con mis 200. Al no recibir aceptación, decidí dedicarme a la empresa de conseguir una moto al día siguiente. En mi cabeza resonaba la pregunta: vale la pena comprar una moto e ir hasta Saigón? Por un lado yo ya tenía el pasaje hasta Saigon en Sleeping bus, por otro lado el itinerario de mis nuevos camaradas era mas relajado y lento que el mío. Decidí posponer mi decisión al momento en que encontrara una moto aceptable y a un precio razonable de acuerdo a mi presupuesto.
Al otro dia, caminando hacia mi ansiado desayuno discutiendo con mi ruidoso estomago, recibí el saludo de otro vietnamita en moto. En Vietnam, mi actitud es charlar con cualquiera que me quiera charlar o conocer, me quiera vender, robar o matar. Cuando le conté que andaba buscando un lugar para cambiar dinero y que andaba con deseos de conseguir una moto barata, el tipo, atento como es el estilo vietnamita, me llevó a cambiar dinero, primero y a ver motos usadas después. La Minsk que me mostró no estaba en buen estado y no me convenció. Luego me mostró una scooter Honda Wave de buen aspecto y en aparente buen estado mecánico. Otra vez 50 dólares de diferencia frustraron la transacción. Aun así, aun sin que la comprara, el tipo jamás se mostró molesto por mi fallida compra a su amigo. Tan amistoso fue conmigo que hasta estoy seguro que ni estaba interesado en una comisión sino que estaba ayudandome gratuitamente. Con ese tipo, que se dedica a hacer tours de varios días en moto, tuve varias charlas; es un comunista de ideales, quiere a Cuba ya que dice que cuando Vietnam tiene hambre Cuba da una mano y viceversa. Me contó que, ahora que va a ser el año nuevo para ellos, no va a hacer tours porque es el momento de reunirse con toda la familia. "La plata me gusta y es necesaria para vivir, pero la prioridad es la familia" me dijo. Amen hermano.

Volviendo a mis tres amigos australianos ese segundo día alquilé una moto y salí con ellos y unas chamacas que no me entusiasmaban a la playa que queda a 5 km. Las chicas, dos yankees y una inglesa, no es que estaban mal pero me enseñaron algo que no sabia de mi: cuando escucho el ingles británico la neurona de la atención se duerme, la neurona del interés se suicida y la neurona del sueño me pide a gritos salir en busca de una cama.  
A pesar de ello salimos con ellas aquella tarde a ver las playas de Hoi an. Aunque bellas y llenas de palmeras que le dan un aire caribeño, sufrimos la falta de sol que, quizás, estaba fatigado por haberme aguantado hasta tarde el día anterior y decidió tomar una siesta. En la playa algunas locales vendedoras con gran carisma y traicionera estrategia te charlan con un buen ingles y al cabo de un rato te intentan vender algo. Pero hay tanta bondad (o falsa pero aparente bondad) que tu corazón tira por el lado de comprar y dejar unos dólares ahí, mientras tu bolsillo te susurra que mejor es guardar el dinero para otras cosas mas necesarias. Pegué buena onda con la vendedora y me saqué una foto. Me aflije lo flaco que estoy. Es eso o estoy usando ropa muy ancha! Lo curioso es que estoy comiendo dos platos por comida últimamente. Igual debo haber adelgazado unos 5 kilos al menos. Bueno, ya habrá tiempo para remontar cuando vuelva.


Antes de despedirme destaco una divertida enseñanza de Will, de 30 años y 7 de ellos viajando. El lo llama "Las 3 mentiras del viajero":
  1. Mañana me voy
  2. Hoy no voy a tomar
  3. Te amo
Sabiduría de exportación.



Vista del canal del hermoso pueblo de Hoi an

Al día siguiente fui a las ruinas de My Son patrimonio de la humanidad declarado por la UNESCO. Claro, esto será para el siguiente post.

There is no way to Peace, Peace is the way

"There is no way to peace, peace is the way" Thich nhat hanh

Las cosas/frases/consejos mas lindos muchas veces tienen que ver con las mas simples. Tan simples que no entendemos porque se nos olvidan. Tan olvidadas que entonces entendemos porque el mundo esta tan corrompido. Tan corrompido que negamos la posibilidad de algo mejor. Algo mejor que solo sueñan los volados "que no viven en este mundo".

Esta frase es de un monje llamado Thich nhat hanh que según me contó Bill rechazó varios millones de dólares, para hacer la película de un libro que escribió, para donarlos a la gente pobre de Vietnam. Esa frase me impacto mucho y cobra mucha mas fuerza, valor y vida cuando es dicha por alguien que vivió en un país en continua guerra, un país que sufrió en serio la codicia del mundo y la estúpida discusión entre capitalismo y comunismo. Estúpida porque generó mas dolor del que impidió, estúpida porque una discusión llevó a las lagrimas a millones de personas, estúpida porque no comprende que una vida es sagrada y hay que cuidarla desde la concepción hasta el segundo que deja de respirar, estupida porque se escudan en el slogan de cuidar al otro cuando es mas un tema de poder que otra cosa, estúpida porque hubo sangre derramada de nuestros hermanos...

Hay cosas mas importantes que dinero y el poder. El dinero corrompe dicen. Yo digo que el amor es mas fuerte que el dinero. Actitudes como la de este monje de anteponer las necesidades del otro por sobre su codicia es uno entre miles de ejemplos. Este tipo con su accionar trae paz y hace un mundo mejor.

La incógnita para preguntarnos a nosotros mismos ahora es: en nosotros, en nuestra continua y diaria lucha interna, el día de mañana, ganará el dinero, la ambición, el poder, la obstinación por una idea, la comodidad, los lujos, nuestra codicia o ganará el interés por el otro, el compañerismo, la amistad, la comprensión, la fe, la paciencia, la empatía, el perdón y nuestro amor al prójimo?
Esta en nuestra respuesta poder encontrar la paz y compartirla al resto.

miércoles, 26 de enero de 2011

Hue (Vietnam) - El día en que todos fueron buenos

Llegué a Hue desde Hanoi en un sleeping bus que viajó toda la noche. Cuando llegué a las 10 de la mañana, suspiré aliviado ante el clima que, aunque frío, era mas cálido que Hanoi y tanto mas que Sapa. Tomé una moto desde la improvisada estación (al lado de un hotel en el cual saltaron como canguros rabiosos a ofrecernos quedarnos alli) hasta el Hue Backpackers Hostel que me habían recomendado. Escuchate esta, a la cuadra de haber tomado la moto advertí que podría haber ido caminando asi que paré la moto y le dije que iría caminando (alto rata el argento). El tipo bonachón como Jhon, el dueño de Garfield, intentaba con todas sus fuerzas hablar ingles lo cual me causó ternura y buena impresión porque se esforzaba por mejorar y tener un mejor trato con el turista; me propuso hacer un tour por la ciudad de unas 4 horas por solo 5 dólares. No significaba gran dinero para mi y, si era un fiasco, no perdería demasiado; ademas el tipo se lo merecía! Cuando le dije que si, me llevó gratis al hostel y quedamos en encontrarnos en la puerta a las 11.30. El hostel salía 6 dólares en un dormitorio compartido por 10 personas, tenían wifi gratis, desayuno gratis y, escuchate esta, cervezas gratis y libres de 5 a 6! Me conquistaron cuando dijeron "cerveza Gra...". Tiene un ambiente espectacular, así que si venís a Hue, veni acá. Ah y escuchate esta, en el hostel me encontré con Sam, un holandés que conocí mi tercer día de viaje en Kuala Lumpur. Quien lo diría? A las 11.55 de la mañana, tras haber llegado 25 minutos tarde (no seré demasiado argentino?) a mi cita con el motoquero que me haría un tour por la ciudad, escuchate esta, me propuso ir con otro conductor de la misma empresa en lugar de con el. A mi daba lo mismo y el nuevo conductor me sonreía con algarabía contagiosa, así que bienvenido el cambio.
El nuevo conductor se llama Bill, tiene 66 años, un hijo y varios nietos. Había trabajado, escuchate esta, como traductor para los militares así que su ingles era bueno a pesar que no le entendía todo lo que me decía (digamos que entendía entre el 50 y 60%). Ah y escuchate esta, desde 1980 a 1985 fue monje budista, tras lo cual renunció a los hábitos. Pero escuchate esta, me explicó que antes de convertirse en monje la mujer lo habia abandonado porque no tenía plata para mantenerla. Me contó que se volvió loco, loco y que necesitaba paz mental. Me lo contó con tanto dolor en la voz que no hacia falta ser sensible para sentir el dolor de su recuerdo. Convertirse en monje lo había hecho sumamente feliz, tenía paz, tranquilidad, alegría. Pero, escuchate esta, luego, tras una petición de su madre, abandonó los hábitos para cuidarla. Ella le había dicho que lo habia cuidado cuando niño y ahora a el le tocaba cuidarla de grande. Si bien, a priori, puede sonar egoísta de parte de su madre, a mi me parece justo. No puedo entender a las personas que no cuidan de sus familias. No puedo creer cuan fácil nos olvidamos de las personas que mas nos amaron.
El tour comenzó en una scooter Honda Wave japonesa que, para este entonces, se ha ganado mi respeto. Empezamos por un lugar que lametablemente no se el nombre. Como habia que pagar entrada, solo me dedique a recorrer los alrededores.


Luego me llevó, escuchate esta eh, a una pagoda (un templo vietnamita): ese lugar es perfecto para hacer un retiro espiritual. El ruido parece temerle al lugar, el stress se tomó vacaciones porque por ahí no se asomaba.


Pagoda

Después, escuchate esta, me llevó a un lugar tipo el coliseo romano donde, a finales de siglo pasado, peleaban elefantes contra tigres. El coliseo estaba bastante venido a bajo con las peredes bastante rotas. Al parecer era una diversion para la gente y al la pelea asistian incluso los reyes ya que en una esquina estaba la entrada real. En la pelea, claro, casi siempre ganaba el elefante. No por fuerte o habil pero si por grande. Cuando ganaba, me dijo Bill, el elefante se relajaba en un lago allí cerca. Cuando perdía, lo enterraban y la gente iba a un santuario de elefantes en frente del lago. Lo que no entiendo es, si el elefante era sagrado, porque lo mandaban a pelear? 


Bue, escuchate esta, después fuimos a un lugar donde pagué entrada, pero no le entendí que era. Asi que me aburrí como Homero con las historias del abuelo Simpson. Quizas en estos casos es cuando uno mas extrana la presencia de un amigo. Quizas compartir el aburrimiento de estar viendo algo que no tenes idea que es, hace que sea mas leve. De todos modos era bonito el lugar, mira


Luego me llevó, escuchate esta eh, a un monasterio donde viven mas de 80 personas entre monjes y estudiantes. La paz que había en estos lugares me daban ganas de dejar de viajar y quedarme ahí. Me gusta el contacto que tienen con la naturaleza, parece ser una sana convivencia entra lo humano y lo divino. El hombre deja de ser un conquistador de la naturaleza para ser amigo de ella, para cuidarla.


Monasterio

En dicho monasterio, escuchate esta eh, aparecio el chiquitin de la foto. Le pedi a Bill de sacarles una foto a ambos, a lo cual accedio con gentil aplomo. Al principio pense que el nino tendria unos 9 años pero el jovencito ya estaba entrando a la adolencia con 13 años; ese corte, no es por estar a una extraña moda vietnamita, sino que era un estudiante a monje y todavia  no había cumplido los 18 como para cortarselo completamente. Segun averigue muchos budistas  (no obligaroriamente) se cortan el pelo por los sigueintes motivos: El pelo es una fuente de vanidad que intenta evitar. Segundo porque cortarse el pelo ayuda a marcar un cambio, lo cual es curioso porque muchas veces cuando necesito un cambio o marcar un punto en mi vida hago este tipo de cosas. Por ultimo,  porque cortarse el pelo es muy higiénico, en especial para los monjes en los monasterios.

Siguiendo, escuchate esta, fuimos a ver una estatua de un rey de Vietnam del siglo pasado creo. Grande, linda, aunque no había demasiada gente, quizás por la lluvia. Ya para ese entonces me sentía cansado. La difícil noche en el bus me tenía agotado. Pero, escuchate esta, me despabilé cuando me llevó a los búnkers que fueran del ejercito vietnamita. Pobre Vietnam, toda su historia se vio en guerra: a principios de siglo el ejercito Frances conquistó Vietnam y luego estuvo la famosa y cruenta guerra donde el Tio Sam volvió a meter sus narices donde nadie lo invitó. En total 3 millones de muertes. No se como hay gente que puede dormir después de haber tomado tan sádicas decisiones. Pero escuchate esta, no fueron pavos los del ejercito pues la vista desde los búnkers era preciosa. A la izquierda podia verse Laos. Cuando pregunte que hizo Laos en la guerra de Vietnam, me dijo "neutro". Duro eh. Ese lugar era tan hermoso, arriba de una colina que apuesto a que mas de un soldado se habrá enamorado con esa vista y habrá decidido salir del closet.


Ante tanta amabilidad de mi nuevo vietnamita amigo, dudé. Anta tanta basofia, manipulación, mentira y falsedad que recibí en Tailandia ya no creía en nadie. El tipo parecía caído del cielo, me cuidaba como una mama perro a sus cachorros. Donde estaba el truco? En un momento, escuchate esta, me llevó al campo, donde hay centenas de parcelas que en un futuro serán campos de arroz. El lugar, lleno de campesinos era un lugar pobre. Las mujeres, como siempre trabajadoras, lavaban la ropa en un sucio canal. La tonelada de arroz se vende a 250 dólares si mal no entendí, lo que seria 0,25 centavos de dolar el kilo. En el supermarcado se vende en 0,50 segun relataba Bill. Terminamos en una especie de museo donde mi conductor se convirtió en guía de museo. Un fenómeno pero yo, incrédulo, seguía buscandole el truco, seguía esperando la paloma debajo del sombrero. Salimos de ahí y, escuchate esta, le pedí de manejar su moto a lo cual accedió sonriente. Ya eran como las 4 de la tarde y fuimos donde me había prometido toda la tarde: a tomar cerveza. Todo, escuchate esta man, todo invitado por el. Esperá esperá, estaba confundido. Habíamos quedado en 5 dólares o en 50? Manejé hasta la casa de su amigo, bajamos y pronto había 5 cervezas en la mesa. Una por cada elemento de la tierra me dijo: fuego, madera, metal, agua y tierra. Para la 3era birra ya estábamos entonados y brindando por decimoquinta vez. Su obsecion era decir la palabra "Salud". Su amigo, un vietnamita que no hablaba ingles, pronto me quiso invitar con un whisky a lo cual accedí: no querría ser grosero ante su amabilidad. Bill, funcionaba de traductor entre los tres. Tome el wiskhy en una polvorienta tasa de te. Pobre al inventor del whisky si lo que yo tomé se llamaba whisky! Era feo como la viruela, pero toda una experiencia. Ah pero escuhate esta, cuando le dije a su amigo que mi nombre es "gabi" (porque asi me presento, suena mas amable y amistoso) ambos se entraron a reír sin freno. Cuando les consulté el motivo, razón y/o circunstancia de sus contagiosas carcajadas me contaron que "gabi" significa "dog & chicken" en vietnamis. Gracias Ale (mi preciosa hermana) por elegirme ese nombre. Cuando le pregunté a Bill porque era tan amable conmigo me dijo "because you're a foreigner, so i take care of you". Hay actitudes santas y esa. La pase tan bien con aquellos, entre cerveza y cerveza y "Wiskhy" hablamos de Ho Chin Minh, al cual adverti que adoran, de la guerra de Vietnam, entre otras cosas.

Con Bill (Izq.) y su amigo

Pronto habíamos terminado, nos despedimos del amigo y fuimos a un lugar para ver el precio de las motos usadas y quizás, escuchate esta, encontraba una barata, la compraba y seguía mi camino por Vietnam en moto. Las motos eran todas scooters y no bajaban de los 230 dólares. Afortunada (o desafortunadamente) no tenía un compañero de ruta porque sino me hubiera animado. El gran Bill me llevó al hostel y nos despedimos con un buen apretón de manos. Gracias Bill. Te debo un dia espectacular.

Llegué al hostel para las 5.55. Me recibieron con mi cerveza gratis y me puse a charlar con un californiano. El también había tenido suerte... O algo así. Mira, escuchate esta, a el también un local lo había llevado a recorrer la ciudad pero le salió un poco mas que 5 dólares... Le salió como 25 dólares. Lo había llevado a comer una carísima comida la cual pago el en casi su totalidad, le había hecho pagar la nafta, etc. Se sentía medio cagado así que le levanté el animo diciendo que no había sido tan caro y otras pequeñas mentiras (o "verdades optimistas") que lo hicieran feliz en lugar de una verdad que le amargue la vida. Mas tarde, entrada la noche, la gente seguía invitandome tragos. Parecía que todo Hue estaba jugando a "quien es mas bueno con Gabi". Escuchate esta, yo estaba sentado comiendo tranquilo en la paz de mi soledad y se sentó conmigo un grupo de 4/5 personas y me compartían sus tragos o me compraban nuevos. Yo, bienvenido! Mi único trabajo a cambio era soportar a un australiano que quería practicar su castellano. No dudo en decir que jamás escuché a alguien hablar tan mal castellano. Pero con paciencia de chicle estuve enseñándole, actitud la cual fue agradecida en reiteradas oportunidades por mi alumno. Ya llegadas las 11 de la noche había llegado la hora. El ingeniero se tenía que ir a dormir... Saludé a todos con la mano, me fui al cuarto y dormí plácidamente porque aquel día, aquel día todos habían sido buenos conmigo...

Escuchate esta, yo me voy a Hoi an. Venis?

lunes, 24 de enero de 2011

Hanoi (Vietnam) - Snake Blood

Llegué desde Sapa a Hanoi a las 7 de la mañana. El viaje en tren fue interesante para mi historia personal: viajé solo ya que mis camaradas israelí y suizo, con los que escapé a Sapa en primera instancia, se quedaron. Estaba en un vagón solo, parecía que todos los vagones estaban vacíos (muy distinto al viaje de ida que no cabía un alfiler). El clima en Sapa es frío como el corazón de un asesino, el tren no se quedaba atrás. Intenté, en vano, dormir en los duros bancos de madera pero, aun a pesar de estar abrigado con tres buzos, mi cuerpo se quejaba. Quedaba una alternativa pero la sentía totalmente fuera de lugar si la usaba: mi bolsa de dormir. Debería usarla o no? La situación lo ameritaba, pero era cualquiera, algo que nunca había visto. El frío al fin fue quien me dio animos y, gracias a eso, saque el tigre que hay en mi y, ya que estaba sacando cosas, también saqué la bolsa; dormí como un rey (acurrucado en los asientos de madera pero calentito como rey). Solo mi nariz se asomaba por aquella bolsa. Era una oruga roja descansando en un vagon solitario. A la mañana siguiente me convertiria en marioposa (que no es lo mismo que ser un mariposon). Totalmente recomendable hacerlo y al que no le guste que se curta! Cuando me baje en la estación correspondiente, guiado por el guardia del tren que no hablaba ni un poco de ingles, decidí caminar en lugar de tomar un taxi al hotel (al mismo hotel que estuve el primer dia que llegué a Hanoi y donde reservé todos los tours). Tenia un mapa, tengo piernas y algunas neuronas funcionando, cuan dificil podria ser? me pregunté.
Llegué al hotel lleno de vida, descansado, tranquilo. Desayuné como un toro y ya podia salir a un nuevo dia en Hanoi. Esta ciudad, no se como lo logró, ni cuando, pero se ganó mi corazon. Es un lío, ruidoso, un tanto sucio pero hay algo en ella que me seduce. Una vez que hubiste perdido la audición y el ruido deja de ser una molestia, una vez que hubiste decidido cruzar la calle con los ojos cerrados y que las enloquecidas motos se encarguen de esquivarte, todo se ve mas precioso, incluso relajante. Me escapé del silencio del hotel hacia la jungla de cemento, ese dia me sentía el León, el rey de esa selva. Caminé relajado, escuchando música, parando en cada local, reflexionando con las leves diferencias entre la moda de Hanoi y de Argentina: muy parecido, la globalización es tal, global.
Hanoi tiene toques distinctivos, un sabor exquisito. No hay grandes edificios, ni enormes rascacielos pero, aun asi, no podria considerarse una ciudad vieja, ni venida abajo. El goteo del capitalismo la salpica pero sin quitarle esencia, sin destruir su origen. Parecen mantenerse algunas viejas costumbres y aun asi tambien existe el progreso.

 Imagen recurrente: la mujer trabajadora

Lago en Hanoi -  a la noche es un espectaculo

Estaba de ánimos, estaba locamente animado, estaba loco... Tenía que ir a buscarla. No debía ser tan linda pero porque siempre hay que pensar superficialmente? Hay cosas mas profundas, mas determinantes que el simple aspecto. La necesitaba en serio. La merecía. Estaba enamorado de ella. Yo sabia, por experiencia, que no iba a venir sola. Era yo quien tenía que dar el primer paso, tenia que ir, abrazarla y no dejarla ir pero me daba algo que no se que. Me decidí y la fui a buscar. Busqué a esa EXPERIENCIA que me había llamado desde el primer instante: tomar sangre de serpiente.
Con determinación averigüe donde podía encontrar dicho brebaje, tome una taxi-moto (otra experiencia recomendable para los amantes del peligro) y me fui al lugar acompañado por el motoquero que, aunque no entendía que era "Snake blood", me llevó igual. Paramos en un lugar ya alejado del centro de la ciudad y nadie, ni los jóvenes no los viejos, hablaba ingles. Tampoco mi conductor. Y ahora como les explico lo que quiero? Después de estar varios minutos señalando una serpiente de dentro de una botella y un pañuelo rojo, al son de las palabras "Snake blood" me di cuenta de que no había caso. No iban a entender. En un momento me intentaron dar algo verde y, yo estaría loco, pero me resultaba raro una sangre verde. Podría haberme vuelto al hotel vencido pero siempre, si se busca, hay un as bajo la manga: me corté un poquito la piel de un dedo y cuando empezó a sangrar, le mostré mi sangriento dedo al simpático viejito del local mientras decia las palabras "snake bloooood" . Por fin comprendió y con una sonrisa que me mostro todos los dientes me invito a pasar a la cocina donde me hizo este dibujo de confirmacion:

Explicacion de serpiente
Maravilloso. Entré a la limpia cocina de ese lugar, que no tengo ni idea de que era, podría ser un restaurante aunque no vi las mesas. No me importó, tampoco. Sacaron una Cobra que parecía disecada de una bolsa negra: de esa doncella saldría mi brebaje mágico. El susto, hermano mío, que me pegué cuando vi que la serpiente se movía, es difícil de describir. Estaba viva! Parecía burlarse de mi sacandome la lengua, parecía intentar seducirme meneando sus caderas. El cocinero la agarraba con total paz, sin temor, ni remordimiento por su posterior asesinato. El deceso de la cobra ocurrió 5 minutos pasadas las 3 de la tarde por haber sido asesinada con un arma blanca por un señor caucásico de origen vietnamita, tras haber sido acuchillado en donde estaba el corazón. Lo tenes que ver con tus propios ojos:

Mi Presa Facil

video
Esta viva?? Esta viva!!!

video
Cargando el vaso

Contemos juntos... 1, 2 ,3...
 

Bueno debo decir, sin temor a mentir, que el chupito es tomable, incluso sabroso. Creo que le pusieron un poco de alcohol porque se sentía gusto a algo, podría ser vodka. Caso contrario, la sangre de serpiente definitivamente tiene gusto a alcohol. En caso de que le hayan puesto ha de haber sido solo un poco porque el toc toc estaba bastante lleno de sangre de cobra (hasta suena raro escribirlo). Luego de haber probado la sangre de serpiente puedo decir que, tanto vos como yo probablemente. hemos tomado peores cosas si tenemos en cuenta el alcohol barato comprado en la adolescencia o el vodka trucho de los boliches y ni quiero pensar de eso que llaman "Tequila" aunque bien podría ser alcohol etílico. Ciertamente puedo decir que este fue el trago mas costoso del viaje (y de mi vida) ya que pagué 5,50u$d de moto-taxi + 10 u$d del chupito. Incluso fue el trago por el cual mas me moví: unos 20 minutos de ida y 20 de vuelta.
Ante todo esto, debo recordar, agradecer y brindar en salud del tipo que perdió los 20 dólares que encontré en el piso el día anterior.
No todo fue un lecho de rosas en esta historia, no obstante. A la noche pensando me terminé sintiendo mal porque por un capricho mío, por una historia mía, propia y egoísta terminé matando a un animal. Espero que alguien la haya comido y, por lo tanto, se haya aprovechado hasta lo ultimo que tenia para dar de mi larga amiguita. Espero, sino, que la maldita haya tenido planes maquiavélicos y yo matandola haya contribuido a la paz mundial.
Sea malo o bueno lo que hice, puedo decir que lo logré. Era difícil pero se pudo. Después del chupito tanto el conductor como yo estabamos contentos, hasta saltando de la alegría. Se ve que el tipo nunca había visto algo semejante porque estaba emocionado como nene en juguetería. En un momento empezó a bailar tipo mono, yo verdaderamente no entendía que le estaba pasando pero asumí que era alegría. Agradezco no haberme quedado con esa ilusión. Y quien sabe, quizás algún día este trago se ponga de moda en Argentina...

Se termino Hanoi. Proxima estacion, Hue.
Ahi te ves.

domingo, 23 de enero de 2011

Sapa (Vietnam) - Segundo y tercer día

Nos levantamos del alojamiento en la montaña (o lo que me vendieron como "dormir en casa de familia") descansados después de unas 10 horas de sueño. Tras el lujoso desayuno que incluyo café o te y panqueques estábamos listos para nuestra siguiente travesía. La neblina parecía haberse tomado un descanso así que, acompañados por medio docena de niños y nuestra querida guía, saltamos al mundo de la montaña con una vista preciosa e infinita. Hicimos equilibrio para no caer en los laguitos que se generan donde se cultiva el arroz (seria un "escalón" en la ladera) y malabares para no caernos ante el resbaloso y traidor piso de barro. Era divertido comparar la habilidad de los niños para caminar en el barro y nosotros brutos e inhábiles. Aprovechamos para sacar fotos. Acá algunas:








Fotos segundo día




Llegamos finalmente a una cascada tenebrosa. Estábamos del lado de arriba, es decir, que podíamos ver la pendiente por donde caía el agua. Aunque no había mucha agua, ésta caía a gran velocidad. Y, sin deseo de generar miedo, tuve una experiencia peligrosa en serio. Tenía en la cabeza la mejor foto, solo debía cruzar un "charquito" de agua y ya. Cuando intenté cruzarlo, resbalé al mejor estilo los 3 chiflados y caí hacia esa agua que me empezó a llevar hacia el precipicio. Fueron tres segundos de desesperación, no escuchaba el exterior, solo necesitaba frenar ese resbalón, no importaba estar mojado, solo necesitaba... Frenar. El agua me llevaba, yo sabia que la distancia que me separaba desde donde me caí hasta la pendiente de la cascada que me llevaría abajo a poisonosa velocidad era de unos 5 metros. Despues de lo que calculo fueron 3 metros frené, no se si por obra de Dios, de la suerte o simplemente el agua no tuvo tanta fuerza como para asesinarme tirandome al barranco. Me senté en el agua, estaba de un costado del pantalón 100% mojado. Pero el peligro había pasado, ya no caería por esa cascada de unos 55º de pendiente. Subí sonriente pues había batido a la situación. Me dediqué a sacarme medio litro de agua de mis botas. Nadie habló. El miedo que tuvimos todos en ese momento fue grande. Cuando todo peligro hubo pasado, nos dimos lugar a las risas. Mas tarde caería en la cuenta de lo cerca que estuve de lastimarme en serio. Hace 3 años otro "gaboludin" se cayó igual que yo aunque no pudo frenar su caída. El resultado no fue la muerte pero si varios huesos rotos. Ya me lo dijo un amigo en el 2002: Vini (como el me dice) vos tenes un Dios aparte.







Donde me cai (izq.) y donde pude haber caido de no haber frenado a tiempo (der.).


A que tengo mas vidas que un gato...




Tras ese, ahora gracioso, momento fuimos a comer y luego al hotel, donde pasaríamos nuestra segunda noche de tour. Una vez ahí disfrute de una exquisita ducha y ropa seca. Por deseo propio y motivación de las locas eslovenias empecé a raparme pero a medio trabajo me quedé sin batería en la maquina. Recorcholis! Fuimos al peluquero, yo quedé como Brad Pitt en señor y señora Smith, el israelí y las dos eslovenias tuvieron un cheto lavado de pelo y el exótico suizo... Se quedó pintando en la habitación del hotel. Esa noche no se podía salir puesto que el frío afuera era de novela de terror. Ante semejante situación... Hicimos una pijamada (o como se dice en Argentina un "pijama party"). Lo curioso es que entre los 5 sumábamos como 150 años. La pasamos excelente, charlando de esto y de aquello. Al fin y al cabo lo mas importante es tener una mente madura y un alma de niño, no?



El tercer y ultimo día de treking pasamos por unas cascadas aunque en éstas no tenté a la muerte con una foto en un resbaladizo pasaje. Caminamos una hora y media de ida y lo mismo de vuelta; una suave llovizna pellizcaba nuestro cutis, mi nueva calva sufría las consecuencia de la falta de pelo y nuestras piernas ya pedían el entretiempo.

En las bellas cascadas solo nos dedicamos a divertirnos sacando fotos al compás de la canción que nos acompañó durante los tres días: "My dream is to fly over the rainbow, so high...". El baile causaba cierta gracia a la gente alrededor nuestra, aunque muchas veces es difícil determinar si era gracia o lastima o verguenza ajena. Sea como sea, nosotros seguimos imitando a Jamie Cullum cantando bajo la lluvia, que gloriosa sensacion, estabamos felices de nuevo, riendonos de las nubes, tan oscuras alla arriba, el sol era nuestro corazón y estabamos listos para amar.



Para el mediodía estábamos de vuelta en el hotel. Como teníamos tiempo antes de ir a tomar en tren de vuelta a Hanoi (que salía a la noche), salimos con el ex militar por obligación (todos los israelíes, hombres y mujeres, hacen obligatoriamente tres años en el ejercito) y las dos maduras eslovenias, de compras a un mercado local. El mercado tenía frutas de las cuales jamás oí sus nombres, botellas con serpientes dentro (como la que había probado en el bar del tubing en Vang Vieng), ropa, etc. Tenía ganas de comprarme un pantalón, de esos medios hippies y cómodos. Fuimos a uno de los locales y me probé unos de grandísima facha aunque de aun mas enorme incomodidad. Me negué a comprarlos. La vendedora me empezó a perseguir mientras me iba y me rebajaba el precio a cada paso. Yo intentaba ignorarla pues en reiteradas oportunidades le había explicado, con paciencia, bondad y educación, que me eran sumamente incomodos y que no los compraría. Pero la enfermiza vendedora seguía su incansable camino detrás mío con insólita insistencia y una vena en la sien que empezaba a inflarse con temible rapidez. De a poco fue levantando el tono de voz, los ojos se tornaron rojos de ira, los colmillos mostraronse afilados y dispuestos a un ataque feroz. Los gritos que se oían a mis espaldas no me sorprendían porque los asiáticos son gritones pero las pesadas pisadas que me perseguían me incomodaban y, hasta un punto, molestaban. Por fin culminó esa nerviosa persecución con un grito de maldición sobre mi que hasta los perros de la calle se dieron cuenta de que me estaba insultando! Tan es así que la gente alrededor se mostró sorprendida y hasta una mujer incluso se rió y me dijo "esta enojada con vos"! Así que en la tranquila Sapa me cruce con una loca. A pesar del episodio de bronca, enojo y maldiciones sigo sintiendo profundamente que la gente de Vietnam, hasta el día de la fecha, es la mas amable con la que me haya cruzado. No voy a dejar que una vena engordada y unos ojos color rabia salpiquen este cariño hacia una gente que, con dolorosa historia en sus espaldas, me trataron espectacularmente.

Al final me compré unos pantalones, muy cool y de acuerdo con el aspecto típico del mochilero por Asia, pero en otro de los puestos. Mientras me los probaba me sentía un porno star ya que estaba en bóxer en el puesto y, cualquiera que pasara por el pasillo, podría verme probandome pantalones. Todo sea por la comodidad de unos pantalones hechos a mano. El precio de los pantalones empezó en impagables 20 dólares para terminar su cotización final en 8,50. Esta cultura del regateo no me gusta para nada, porque soy pésimo para regatear. Lo pagué ese precio por la ayuda del rey del regateo, Tom, y por la capacidad de las eslovenias que no se quedaban atrás.

Por ultimo pasamos por una iglesia católica y no pude dejar de pensar quien habrá sido el misionero pionero que llevó por primera vez la iglesia de Cristo a Sapa. Sea quien sea, ha hecho una gran labor misionera digna de admiraron porque no solo hay iglesia en el pueblo sino también en donde más se necesita del calor de Jesus: en los sufridos y gélidos pueblos de la montaña donde se vive, día tras día, año tras año, del cultivo de arroz.

Fue el final de un tour que valió todo el frío sufrido, y se lo recomiendo a todo aquel que quiera ver algo exótico y propio de Vietnam, conocer su gente, sus originarios y ver esos bellos paisajes con trabajosas terrazas con cultivo de arroz.

Me vuelvo a Hanoi. Luego Vere...
Dios nos bendiga a todos y particularmente a toda esta gente linda que conoci en Sapa!

viernes, 21 de enero de 2011

Sapa (Vietnam) - El primer día

Llegué a Hanoi, proveniente del tour a Halong Bay, taciturno, con un futuro incierto.



Compañeros rumbo a Sapa

En el hotel de Hanoi me encontré al genial, devenido a amigo, Tom, un israelí que conocí en el viaje de Laos a Vietnam. Le consulté si quería ir a Sapa, un pueblo al norte de Vietnam, donde se supone que hay maravillosos treking y hermosas vistas. Al recibir la, siempre optimista y tranquila, respuesta afirmativa de Tom, me alegre! Tenía destino, tenía compañero y de seguro mucha risa con el graciosisimo Tom. Se unió al grupo un suizo llamado Gary. No puedo explicar tan exótico ser. Cuesta entender a esa persona que considero ser la persona mas sensible que haya conocido. No debierase confundir sensibilidad con ser afeminado. El tipo respetaba el aire, el barro, los insectos, y a cada una de las personas con las cuales nos cruzábamos. Una de las personalidades mas fascinantes, dignas de estudio de un psicólogo y también para tomar cuanto humanamente sea posible.



Información del tour

El tour a Sapa me salió 60 dólares e incluía tren a un lugar cercano a Sapa, colectivo desde dicho lugar a Sapa, treking en distintos pueblos originarios, alojamiento en casa de familia una noche, alojamiento en hotel otra noche, todas las comidas (desayuno, almuerzo y cena) y tren de nuevo a Hanoi. Lo saque a gran precio si lo comparo con unos franceses que lo pagaron 85. Al fin un negocio para mi!



Tren a Sapa - Contacto local

Maravilloso, excelente, sublime, caluroso, asqueroso, incomodo, nefasto, frío. Todos adjetivos para el mismo viaje. Toda la gente como nosotros (los turistas) iban para otro tren y a nosotros nos tocó otro. Después de consultar entramos a un vagón oscuro con asientos de madera, duros y chiquitos. En esas condiciones pasaríamos la noche, practicante 11 horadar viaje. Pero cuando entramos al vagón ninguna de estas condiciones desfavorables importaban porque teníamos un vagón entero para nosotros solos. Con el trotar de los minutos el vagón se empezaba a llenar y, al cabo de un rato, ya no quedaban asientos libres. En nuestro vagón y por otros 4 vagones mas había solo gente, solo vietnamitas. Todos nos miraban con curiosidad con la que se mira a una hormiga llevando un pedazo de hoja que triplica su tamaño. Seguramente pensarían que estarían haciendo estos turistas en el vagón de los pobres. Pobres de dinero pero ricos en deseos de nuevas experiencia para contar. Inmediatamente empezamos con las fotos, los vídeos y las señas para comunicarnos, fue extremadamente divertido. Seguimos compartiendo la comida y recibimos lo mismo en retribución. La gente era súper amable y graciosamente curiosa. Podría decir que terminamos obesos de tantas sonrisas que nos regalaron. Totalmente recomendable si bien finalmente dormimos realmente incomodos.



Que es Sapa?

Sapa es conocido por sus cultivos de arroz en las montañas. Son laderas con escalones donde cultivan arroz. La idea del tour era recorrer esas laderas, los pueblos que hay en ellas y conocer como vive la gente y tener un contacto mas directo. Sapa es un pueblo a 1600 metros con un aire misterioso. No se puede saber, aunque si soñar, que pasa mas allá del blanco aire, de la cortina de neblina que impide estar seguro y a salvo. Prácticamente durante todo el día existe esta visibilidad de menos de 10 metros. Mas de una vez intente ver mas allá pero no podía pues estaba inmerso en un pueblo fantasma donde todo puede pasar ya que nadie puede ver que esta pasando; es como aquella discusión histórica y eterna de si hace ruido un árbol que cae en el medio de la nada pero nadie lo escucha? La nueva incógnita es, pasan cosas en este pueblo donde todo parece invisible? Donde las casas, los restaurantes y los hoteles parecen jugar a la escondida? El ultimo día salí del hotel a buscar el lago y cuando llegue me divertí al ver que no veía nada. Estaba el lago verdaderamente? No lo se. No lo veía, ni yo ni nadie. Igual Sapa existe eh, yo solo transmito lo que observo, no es una invencion de mi mente, no, eso acontece cuando contemplo el presente en el pueblo de Sapa.





Sapa con sus terrazas de cultivo de arroz (click para agrandar)




Clima en Sapa
Sobre el clima puedo decir que estaba congelado. Este es el motivo por el cual Sapa, si bien es turístico, es un destino evitado por muchos mochileros que conoci. Yo no temí, me fui a enfrentar el frío con una corazonada que era lo que tenía que hacer. No me equivoque. El mejor momento para ir parece ser julio cuando Sapa se pone verde lleno de vida y cuando las famosas fotos de los cultivos de arroz son sacadas.




La caminata
Llegamos al Summut Hotel, después de 10 horas de tren y 1.30 de colectivo desde la estación, a las 8.45 am. Nos apuraron con el desayuno y cuando estuvimos listos tuvimos que soportar las caras largas de nuestros compañeros de treking, la mayoría de los cuales llegaron al hotel a las 5 de la mañana. Resultaron ser dos eslovenias y dos inglesas. Las eslovenias, de pasados 30 años, resultaron ser no solo simpáticas sino que divertidas y dulces compañeras de treking. A una de ellas, llamada Klara, le puse el sobrenombre de "Mami" y la otra, llamada Nina, se quedó con el de "tía". Al principio temí por el trekking ya que no se veía nada por la neblina, el tímido sol no se animaba a salir a evaporar a esas pequeñas gotas de agua que impide la vista, y yo había ido a ver precisamente lo que esas malditas no me dejaban. La paciencia lleva a buen final. La neblina se esfumo en un porcentaje que agradecí y caminamos por el pueblo, que en Argentina podría ser llamado villa miseria.


Casas y trabajos

En la caminata paseamos por ese pueblo de montaña y vimos como y en que trabajan. Muchas hace tejidos típicos, nos mostraron como tiñen la ropa, como le dan brillo y, debo decir, que es un trabajo arduo que requiere su tiempo. Algunas casas tienen chanchos por lo tanto tienen un sistema natural para picar choclo, muy inteligente, donde el agua que cae de la montaña empuja un martillo que golpea al grano una y otra vez. Vendría a ser ingeniería natural sin una pizca de combustible de ningún tipo mas que la energía hidráulica.



Mujer fabricando ropa para vender
Otros trabajos

Cuando salimos del hotel en dirección de las "village", como ellos le llaman, no salimos solos sino que alrededor de 5 mujeres locales caminaban a nuestro lado. Solo sabían 3 cosas: "Where are you from", "how old are you" y "What's your name". Como no molestaba, por el contrario creaba una experiencia mas enriquecedora, disfrute de sus compañías. No entendía porque venían con nosotros y nos ayudaban a caminar entre el camino de barro, entre otras cosas, hasta que paramos a comer. Enloquecidas empezaron a sacar sus productos de sus mochilas y a pedírnos incansablemente "buy for me", "buy for me and i go home". Era una situación angustiante, incomoda, donde uno no sabia donde meterse. Lo mismo pasó al día siguiente, pero mucho peor porque los que nos acompañaban eran niños. De un mundo color de rosas del comienzo al mundo de la culpa por no comprarles nada... Fue duro y al final del treking hasta yo compre.



El funeral - La más linda conclusión

En un momento escuchamos una música y la guía nos explico que había muerto un hombre hacia tres días y que los funerales allí duran tres días donde comen búfalo, toman vino de arroz, tocan música y esa es su manera de despedir a los muertos. Le pedí de acercarme y ser uno mas para despedir al señor de mas de 80 años. Entrar a esa casucha no fue incomodo, me recibieron con saludos cordiales, con sonrisas, como si estuvieran contentos de mi presencia. Me quedé un rato viendo un poco esa situación. No parecía una situación triste, mas bien parecía ser una celebración... una celebración por la vida de aquel quizás? Me gustó el concepto de no sufrir y maldije el dolor con que se vive una muerte en mi mundo, el occidental. Me volví a preguntar, como hace algunos años, porque Jesus no celebró la muerte de su amigo Lazaro en lugar de llorarla y sufrirla. Siempre pienso que, si la hubiese celebrado, hoy en día la muerte para nosotros seria mas una celebraron que un momento de dolor y de llorar.

Me despedí cordialmente de la gente que me miraba con un movimiento de cabeza y una sonrisa y al salir le consulte a nuestra guía mi duda: allí lloran a los muertos? porque daría la sensación de que lo tomaban como algo natural y lo aceptaban sin dolor. Cuando me explico que si, que la familia lloraba y sufría, fue una información que me hizo eco; aquella noche pensando la situación encontré una explicación a mi veterana duda. Quizás Jesus lloró por la muerte de su amigo Lazaro en lugar de celebrarla simplemente porque el dolor es el estado natural ante un deceso de un ser querido. Pasa en el mundo occidental, en el oriental, en una tribu en Sapa... Me reconfortó llegar a esa conclusión. Me reconfortó saber que Jesus fue tan hombre que, aun siendo Dios, no se liberó de los dolores propios de los humanos. Me reconfortó entender una vez mas que Jesus me entiende y te entiende porque El también lo vivió en carne propia.



Hospital y Escuela - La mejor inversión

Seguimos camino. Vimos la escuela primaria, la secundaria y, contento, recibí la noticia de que en aquella Villa de 3500 personas había alta asistencia escolar. Conocimos por fuera el rústico hospital. Me sorprendí cuando, nuestra joven guía, nos contó la manera que tienen de curar el dolor de cabeza: con un pedazo de cuerno del búfalo, le ponen carbon caliente dentro y eso va directamente en la frente de la enferma. Queda una lastimadura roja y sangrienta durante una tres semanas pero les cura el dolor de cabeza. Esto solo pasa con la gente que cree en los chamanes (seria como su religión); en el otro costado de la Villa son católicos (lo cual me genero gran sorpresa) así que no hacen este tipo de curas.



Hospital y mujer quemada en la frente con el cuerno para curar el dolor de cabeza


Relaciones humanas en esa tribu

Nos contó nuestra guía de 17 años, casi 18 como ella siempre decía, como era el tema del noviazgo allí. Los padres no arreglan las bodas por conveniencia como en otras culturas. En este caso la mujer tampoco elige al hombre sino que el hombre elige a la mujer, pero la mujer lo puede rechazar. Este cortejo se da, según entendí, en una fiesta una vez al año que dura una semana. También me sorprendí al comparar la longevidad del noviazgo entre nosotros y ellos: su noviazgo no dura mucho mas que dos semanas, luego de lo cual de casan. La mujer se dedicaría, luego, al cultivo de arroz o a la fabricación de prendas para luego venderlas y el hombre... no se. Es que vi tantas mujeres trabajando y tan pocos hombres haciéndolo que daría la sensación que todo lo que ocurre, ocurre por el esfuerzo femenino! Creo que ellos se dedican mas a ir al monte, pero no es algo que me quede tan claro. Mi guía, ciertamente una de las personas que me causó mas ternura en un mes y medio de viaje, planteaba risueña la posibilidad de ser soltera ya que, al tener 17 y la edad para casarse es entre los 16 y 19 años, la única manera de encontrar novio a los 25 años era si la esposa de alguno moría o si ella se casaba con un niño de 17! Le di unos cuantos tips para una muerte segura y sin rastros y nos fuimos a comer...



Nuestro alojamiento

Si bien nos habían prometido y vendido que íbamos a dormir en casa de familia, poco cierto fue eso. Dormimos en una especie de hostel sin ninguna familia. El lugar rústico y bonito, frío y aislado, no obstante, valió la pena. Eramos los 7 del tour y nuestra guía y dos franceses con su guía. Ademas había dos cocineras. Si bien no fue tan romántico como ansié (eso de convivir en una casa de familia), fue muy divertido todo y, para sumar, comimos mejor que en el Jaiat (Sorry no puedo poner publicidad). Charlamos bastante entre nosotros y con nuestra guía donde aprendimos lo muy distintos que son a nosotros aunque no por eso peores. Terminamos la noche tomando varios toc toc de vino de arroz (como muestra la foto que estoy con mama) ... Dormimos como angelitos sedados.



Un día espectacular donde por fin pude conocer con mas precisión como vive una tribu en Vietnam, por fin pude tener una conversación fluida con una local y por fin tomé el famoso vino de arroz, que dicho sea de paso y contradictoriamente a la cantidad de toc toc que tomamos, es asqueroso!



Gente linda. La ultima era nuestra guia.