jueves, 21 de agosto de 2014

Antigua (Guatemala) - La ciudad que es un poema

Bus ciudad de Guatemala-Antigua: 9 quetzales.
Duración: 1 hora.
Hostel: Place to Stay. Precio: 50 quetzales. Calidad: muy buena (muy recomendable)
Sencilla dedicación: a Facundo por energizarme con su buena vibra


Antigua, en su mas alta acepción, no es un pueblo sino una ciudad. Y tan encantadora es esta ciudad que, todavía, tiene alma de pueblo. Tan atrayente es esta ciudad-pueblo que he vuelto 4 veces en mis mas de dos gloriosos meses de estadía en la cálida Guatemala (o Guatemaya debería decir?). Antigua es, también, el lugar donde me han salido las mejores fotos. Me había convertido en un mejor fotógrafo? No lo se, pero había una especie de conexión entre ella y yo. Una especie de conexión amorosa, un amor a primera vista. Una especie de adicción narcótica. Ella, absolutamente Colonial, de casas bajas y coloridas y de calles totalmente empedradas con angostas veredas. Yo, un desprolijo hombre flacucho sin demasiado atractivo para el mundo capitalista. Aun así, hubo algo y fue tan fuerte que lo gritaré a los cuatro vientos sin temor a injurias por parte de terceros: Señoras y señores, he aquí la ciudad de la cual me he enamorado y, por lo tanto, considero la mas bella ciudad que he conocido en este aventura latinoamericana.

Antigua, en realidad "La ciudad de Santiago de Los Caballeros de La Antigua Guatemala" preserva la arquitectura renacentista española de los siglos XV y XVI. Mantienen la esencia y la altura de las casas, detalle que cuya violación el gobierno se encargará de multar (y posteriormente demoler) a quien construya su casa mas alta. Los colores, diversos como un arco iris, transmiten la alegría y hospitalidad chapina (guatemalteca). Las calles de piedra le dan el toque brillante y final a una obra de arte que es este paraíso-colonial-ciudad-pueblo. Hay un gran numero de ruinas de iglesias y muchos conventos. Como explicarlo... Antigua es la descripción de una ciudad española de hace 500 años.

Lo vi. Soñé la foto. Saqué la cámara y disparé. Lo que salió fue pura coincidencia. O fruto de esta sinergia entre Antigua y yo.
La gente vive relajada. Hay varias decenas de ruinas de iglesias antiquísimas y un curioso numero de conventos los cuales se pueden visitar.
La Catedral de San Jose. Construida inicialmente en 1545. En 1680 se reconstruyó. Queda frente a la plaza central, al lado del ayuntamiento.
Antiguas tiene varias iglesias en ruinas. En mi opinión, le da un toque encantador.
Ruinas de una iglesia.
Una iglesia por dentro como sede de un casamiento.

Tan antigua es Antigua y tan perfecta y joven permanece que fue declarada patrimonio mundial por la UNESCO por preservar su arquitectura colonial y su coqueto estilo. Caminar por Antigua es la manera de explorar lo que fuera la colonia, es verdaderamente teletransportarse al pasado, es encontrar iglesias viejas de las cuales ya solo quedan ruinas y es cruzarse con casas en cuyos techos crecen pasto y musgos. Sorprende lo bien mantenido que se encuentra y sorprende sentir que esa arquitectura es mas bella que la actual. Luego, sentiría nauseas de las grandes ciudades actuales con su incoherente estilo de vida repleto de edificios inmensos que roban el sol a media tarde. Me sorprendí pensando que uno podría pasar una larga temporada experimentando el sabor de las calles de Antigua.

Mas allá a lo lejos en el horizonte curvado, enorme e imponente se encuentra el volcán de agua que, como supremo, vigila la ciudad

 Arco de Santa Catalina. Mas allá, el Volcán de Agua.
Icono de Antigua.
En Antigua todo es perfecto. Todo. Desde el recoveco sucio del empedrado de sus calles hasta las formas de las nubes. Desde aquel volcan infernal hasta las paredas coloridas (y descoloridas).

Los mercados, las artesanías
Tengo que aceptar que no puedo, ni mostrandote la suficiente cantidad de fotos, ni exigiendole a mi creatividad reprimida, que te cuente todo lo que Antigua puede generar. Pero, si acaso, lograra sacarle unas chispa a tus mirada y un anhelo, aunque diminuto, de que visites esta ciudad, me sentiré conforme...
Como un sinfín de pueblos, el mercado es una visita obligada. La variedad de comida y sabores que se pueden degustar es increíble y al ser mercados donde la gente local visita, los precios son realmente accesibles. Se encuentra desde ropa (linda eh) hasta comida, desde juguetes hasta tecnología. 

El mercado en Antigua, Guatemala. La aglomeración de la diversidad de productos muestra un mar de formas y colores que alimentan a los ojos.
La comida es exquisita en el mercado...

... y un tanto exótica para mi paladar: Sopa, jugo, arroz, carne, vegetales. Precio? 10-15 quetzales max (2 u$d)
 Las mujeres siempre trabajando
Se pueden comprar gran cantidad de artesanías, desde textiles, esculturas, juguetes hasta artículos de piel.

En las calles también. Los artesanos indígenas venden de todo con una variedad de colores emocionantes. Maderas esculpidas, detalles decorativos, ponchos, mantones o huipiles (su vestimenta superior típica de sus pueblos) y una clara influencia cósmicas ancestrales. 
Una mujer trabaja en su artesanía.
Los niños, fuentes inagotables de belleza.
La gente. Que seria un lugar sin la gente? Regalame el paraíso. Si no hubiera este tipo de personas, no seria un paraíso.

El próximo post continuaré contando algunas de las 
experiencias en este primer lugar que estuve en Guatemaya.
Algunas de ellas... me las quedaré para mi mismo ;)

1 comentario:

  1. Gracias por otro post genial. Cada viajero con el que hablo me cuenta cosas similares sobre Antigua. Gracias también, -me doy por aludido-, por la dedicatoria.
    Ojalá esto continue!

    ResponderEliminar